martes, 28 de febrero de 2006

Los ojos de la muerte

Había una vez un niño que tenía un árbol muy bonito, pero tuvo una idea, era buscar un elemento radioactivo para ponérselo al árbol y lo encontró, se lo puso y al día siguiente el árbol estaba muy raro, tenía las hojas con muchos colores y le nacieron frutas muy malas y amargas, entonces cuando fue a vacacionar veía su árbol en cada árbol que se le cruzaba en su camino; entonces un día en que vió su árbol le encontró unos ojos y el niño los miró fijamente y después de 5 segundos el niño se murió.

Después un hombre que vió ese árbol decidió cortarlo por que lo encontró medio maligno. Cuando lo cortó nunca más se volvió a ver ese árbol.

6 comentarios:

Gonzalo Araya I. dijo...

Diego, no puede ser, ¡¡se murió el niñito por mirar ese árbol!!

Menos mal que lo cortaron pronto.

Un besito

Alexandra dijo...

Hola Diego!! primero que todo te felicito por escribir cuentitos. Yo te cuento que llegué a tu página a través de la noticia que salió en el diario La Nacion. Sigue así, mira que cuando vayas creciendo tus ideas irán desarrollándose más, tu creatividad será más amplia y puedes llegar a ser un gran escritor.
Te mando un besito y... pobre niñito que se murió!!! cuidado con los radioactivos.

Hoichi el desorejado dijo...

jeje,
siempre leo tus cuentos, en general no posteo nada... pero esta historia tiene algo que me agrado... no se, me hizo recordar cierto árbol que me odiaba...

jejeje

bueno eso... saludos

Conny dijo...

hola lo bueno que el señor que lo corto no lo miro a los ojos

Anónimo dijo...

Hola Diego, está muy bueno tu cuento, breve pero interesante; atrae la atención. Se ve que no tienes miedo de escribir según vas sintiendo. Es un buen cuento, me gustó. Mi nombre es Pedro, tengo 36 años y vivo en Monterrey, N.L. México

Los masterz dijo...

hummm... la nación? tu blog es mas famoso que... otras cosas!? pues, si es asi... Felicitaciones!!!!!