lunes, 11 de julio de 2005

La niña que siempre fue feliz

En una aldea nació una niña chica que le pusieron Leticia.
Leticia fue una inteligente niña y que le iba muy bien en el colegio, por lo tanto, cuando fue adulta fue muchas cosas: arquitecta, por un año vicepresidenta y muy pocas veces ingeniera civil. Pero en la que ganó más dinero fue en la arquitectura porque diseñó muchos planos de mansiones gigantes y muy bonitas de hartos colores. Y así le fue toda la vida, siempre bien sin ningún problema; era sana, se cuidaba sumamente bien y descansaba todo lo que tenía que descansar para que al otro día no amanezca cansada.

4 comentarios:

Robbie dijo...

Ola! Have a nice day :)

Nadia dijo...

hola: sería bueno que indicaras cuándo los cuentos los investaste tú (derechos de autor, pregúntale a tu mamá ;) ) y cuándo son de otros.
Saludos,

Roberto dijo...

Mmmmmm, creo que debería aprender de Leticia eso de acostarme temprano para no amanecer tan cansado.

pequeña (ex barbiet) dijo...

que lindo!...yo cuando era mas chica que tú escribi un cuento parecido, pero era muuuy trizte!