lunes, 28 de enero de 2008

El ventilador mágico

Había una vez un día de mucho calor que habían como 49 grados y toda la gente estaba en la tienda de ventiladores y había una familia que fue a comprar un ventilador, y parece que era su día de suerte porque quedaba solamente un ventilador y de la mejor marca, y se lo llevaron enseguida y llegaron a su casa y probaron el ventilador y descubrieron que ese ventilador tenía 100 potencias, y primero probaron la potencia 1 y era una ventisca tremenda y no querían probar la 2 porque se podía destruir la casa entera y el papá le dijo a su hijo que jamás pusiera una potencia mayor de 1 porque algo les podía pasar y el niño dijo que ni quería tocar el ventilador porque por meterse con una cosa tecnológica le había dado la corriente, y de a repente llegó la prima chica del niño y como era tan chica pensaron que no era necesario decirle porque era muy chica de porte y no alcanzaba los niveladores del ventilador y después el niño con su prima se pusieron a jugar y después cuando el niño tuvo que hacer una cosa la prima se fue al ventilador puso la potencia 100 y destruyó toda la casa y otras casas más como 200 más y nadie se pudo a cercar a ese ventilador y nunca más nadie lo pudo apagar y también nadie pudo nunca más pasar por ahí, pero la prima como era chica y el ventilador era alto paso por debajo del ventilador y lo apagó y después ella quedó como una heroína por apagar el ventilador que casi destruyó toda una ciudad y después que cuando creció la niña fue presidenta y fue muy querida por todos en su país siempre salvó a los más necesitados.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

por suerte no hay ventiladores con esa super extra potencia.besitos

Gonzalo Araya I. dijo...

Pollito, no será esta la historia jamás contada de la Bachelet!!!

Muy entretenido tu cuento, me gustaría tener un ventilador así para mi oficina

Un besito de papá

FUNDACIÓN SALOMÓN BORRASCA dijo...

SINDICATO DE ESCRITORES DE INTERNET

BOLETÍN DE PRENSA No. 01

Antes de creada la Internet la propiedad intelectual era rigorosamente respetada por editoriales, disqueras y demás empresas que dependían del talento artístico. Aparecida la web, sus propietarios se convirtieron en las únicas personas con licencia para violar todas las normas de propiedad intelectual. Muchas editoriales quebraron al igual que sus autores, pues tan pronto salían los libros al mercado su contenido aparecía publicado en blogs con editores desconocidos, esto desde luego con total complicidad de Google, que entre otras cosas estimula a crearlos. Google es el mayor pulpo de la piratería, y ha llegado la hora de que escritores, poetas y editores de libros tomemos cartas en el asunto. Google no se puede escudar en el pluralismo de la web para violentar descaradamente la propiedad intelectual. Se debe legislar al respecto, alguien los tiene que poner en cintura, pues Google se está convirtiendo en una amenaza para el talento artístico. Anuncio la creación de un sindicato de escritores de blogs, pues nuestro trabajo merece respeto. En el caso particular he visto como muchas de mis historias eróticas aparecen en diferentes blogs con títulos diferentes y omitiendo mi nombre como autor.
SALOMÓN BORRASCA

Anónimo dijo...

Quisiera contestarle a Salomón Borrasca pero su dirección de blogger no aparece y dudo que ese sea su nombre real. Que conste que no defiendo a Google ni a ninguna empresa pero soy escritor y creo que la situación actual es consecuencia de una política editorial descaradamente corrupta.
Intentaré explicarme: las editoriales han hecho lo mismo que la mayoría de pseudo empresarios, "subirse al carro del vencedor". ¿Qué hoy una editorial pequeña tenía éxito con la novela histórica? pues salgamos a buscar escritores baratos que escriban sobre el tema. Si mañana la magia se pone de moda... todos a la magia hasta que el agua salga limpia... da igual lo que se publique. Así El ültimo Catón tiene un final que parece escrito después de una raya de coca, el código Da vinci te deja en pelotas y a los gritos y los ingleses que son fríos pero metódicos se llevan la palma con un Harry Potter.
¿Legislar? Si hubiese que hacerlo deberían empezar por las editoriales de autoedición, luego por los libros de mierda editados por pseudo famosos y puede que después podamos exigir que se respete el derecho de autor... claro que si no lo publicas en internet. Conclusión: música y letras en internet son una buena promoción pero no te generan ningún ingreso. Tú mismo

Los masterz dijo...

... CHISTOSO!!!!! no tengo otra manera de descridir esto!!!!

xau

PD: tu papá tiene razón, no sera esa la Bachelet?? total, ella incluso ahora es un pokitin descuidada