martes, 23 de mayo de 2006

Saltarin

Una vez una mamá coneja que vivía sola en una casa del valle que se llamaba Larina, tuvo 1 solo hijo, eso era muy raro porque las conejas normalmente tienen como 15 hijos, Larina como quería mucho a su hijo le puso "Saltarín". Al mes de vida la mamá de Saltarín vio que Saltarín saltaba 10 metros de altura y ella tan sorprendida que casi se desmaya. La mamá Larina le advirtió que no saltara en partes donde hubieran ramas filudas, hojas con veneno y en árboles pequeños. Pero paso un buen tiempo y Saltarín empezó a ir al colegio, por mientras que iba al colegio todos los días su mamá hacia la comida preferida de él, que era pastel de zanahorias.

Un día después del colegio, Saltarín fue a la casa de su mejor amigo Ricardo, Saltarín jamás le había dicho a su amigo que él saltaba 10 metros de altura pero como le tenía tanta confianza Saltarín le contó y Ricardo dijo: que te apuesto que no tocas la rama más alta de el árbol mas grande del valle, Saltarín le dijo que si, Saltarín se preparo, movió la cola y poomm salto, toco la ultima rama y Saltarín le sacó pica porque si la tocó, y de repente cuando estaba cayendo se cae a una rama y desde hay entonces recuerda que su mamá le había prohibido caminar por hay. Saltarín grito: Ricardo busca a mi mamá Larina y dile que estoy atrapado aquí. Ricardo fue y después de 15 minutos llegó la mamá con el amigo de Saltarín, en esos momentos Saltarín se intento liberar, y por suerte se logro liberar, pero quedo colgando de la rama, Saltarín se sostenía con una sola pata, la mamá Larina dijo suéltate y yo te atrapare, pero después te castigaré y no te haré más puré de zanahorias por una semana. Después de que la mamá digiera eso Saltarín se soltó, pero lo castigaron y no pudo ir a la casa de su amigo y tampoco comió pastel de zanahorias. Al final todos fueron felices, y Saltarín creció y hay pudo saltar 1000 metros de altura y Saltarín tubo muchos hijos saltarines.

2 comentarios:

Aristóteles dijo...

¡Que se me ha antojao un pastel de zanahoria! Hay un restaurant acá en México (de una cadena de Estados Unidos) que hace un pastel de zanahoria delicioso, muy caro pero, demasiado rico. ¡Pucha! Tengo un colega mío que me dice saltarín. Yo estudié la universidad en un internado un día llegué tarde y me tuve que brincar la barda pues la puerta estaba cerrada, casi caigo en los brazos del rector (que estaba esperando a todos los que llegamos tarde),... ja, ja, ja, imagínate que bochorno.

Primera vez por aquí. Ya te había leído. Prometo que no será la última vez que te haga un comentario.

Saludos desde la frontera norte de México.

Gonzalo Araya I. dijo...

Que entretenido tu cuento. Me recordó al conejito del Nicolás, ¿te acuerdas de él?
Pero este saltarín sí que rompió el record de salto alto. Mil metros!!! Que manera de saltar.

Un beso